Loading...

sábado, 2 de mayo de 2009

CHOCOLATE

Una luz tenue inunda la habitación, son las velas las que hacen este ambiente cálido, acompañado de una buena música (Leonard Cohen), llena de sensualidad nuestros cuerpos. La beso en el cuello, mientras recorro su cuerpo con las yema de mis dedos, ella sonríe confía en mí, sigo besándola me acerco a sus labios, muerdo el labio inferior, ella gesticula de dolor, sus ojos se abren, pero sabe las normas, nada de gestos ni de palabras. Se sienta y ato sus manos a la espalda, mientras lamo su espalda desnuda, suave, con un ligero olor a perfume. Miro hacia delante y veo nuestro reflejo en el espejo.veo en sus ojos que confía en mí y desea igual que yo jugar… tengo un recipiente lleno de chocolate, me acerco a su oído y le digo que la quiero.Inclino el vaso y un generoso chorro del líquido casi ardiendo cae sobre su barbilla, dejando un surco de ardor por su cuello, quemándolo, castigándolo.Observaba el proceso como si estuviera hipnotizado.La cara de la cautiva se había vuelto seria y abtraida como la de un estudiante que intenta captar cada una de las palabras.El chocolate irrumpia por sus pechos hacia el ombligo. su rostro se estremece al notar el calor en su piel, me mira a través del espejo y suplica con su mirada que enfríe su cuerpo.Gime al tiempo que su cuerpo se arquea y tiembla, -quema…. Para mí no es suficiente, así que vuelvo a repetir la operación, haciendo que su gemido se convierta en grito, su deseo sería de correr a por algo frío, pero se queda sentada dejando que sus lagrimas caigan lentamente por su mejilla. Ahora es su pezón el que recibe ese calor, aprieta los dientes fuerte no sale ningún sonido de su garganta.Vierto una cantidad mayor en el otro y ahora si… grita,-“quema..” – le digo, - “como debe ser” . Aprieta los ojos –“abre los ojos” – “quiero que lo veas todo”-le digo-.Obedece al instante. Acerco el cacito a su hombro y dejo caer unas gotas, ya no esta tan caliente, y ahora empieza a disfrutar la cautiva de su pequeña quemazón, esboza una sonrisa – “no todo tiene que ser tan fuerte, mi placer a sido satisfecho mi perra, ahora es el tuyo”- gira la cabeza y me sonríe.El líquido está en todo su cuerpo y ese contraste le ha hecho disfrutar y sufrir a la vez .-le digo,- “me encantara oír ese ronroneo cuando mi lengua se endulce con el chocolate” Reímos juntos.

MALEVAJE

No hay comentarios:

Publicar un comentario